lunes, 8 de noviembre de 2010

El turismo sexual es preocupante para la “Copa de fútbol 2014”

Capital de riesgo, la ciudad de Bahía es la ciudad anfitriona de 2014 y cuenta con el mayor número de denuncias de explotación de niños y adolescentes. Entre las 13 ciudades anfitrionas de la Copa del Mundo de 2014, Salvador ocupa el primer lugar en el ranking de denuncias de explotación sexual de jóvenes y adolescentes. Hasta octubre de este año, fueron contabilizadas 138 denuncias de esta práctica criminal, según la base de datos de la línea directa (100). Salvador está por detrás de ciudades como Río de Janeiro, com 108 denuncias, Fortaleza (88), Sao Paulo (76) y Manaus (71), según el Ministerio de Turismo (Ministerio de Turismo).

Dirigido a frenar la delincuencia en este período de los juegos del mundo, cuando se espera que al menos 600 000 turistas extranjeros y dos millones de brasileños viajen hasta las ciudades de acogida de la Copa del Mundo de Fútbol, el Ministerio de Turismo ha promovido el segundo deun total de 13 talleres programados para la fase de Pro-Cup "Proyecto para la Prevención de la Explotación Sexual de Niños en el Turismo”.

El evento tuvo lugar en el Hotel Portobello en Ondina, y contó con la participaciòn de empresarios y representantes del turístico, el sector de la hostelería y empresas de transporte, agencias de viajes, bares, restaurantes y guías turísticos. El sector es visto como el principal contribuyente de personal del proyecto, liderado por el Programa de Turismo Sustentable e Infancia, Ministerio de Turismo. Los talleres serán realizados en todas las ciudades sede de Mundial de 2014 debe formar 390 agentes multiplicadores.

La psicóloga y coordinadora del programa, Elisabeth Bahía, explica que los hoteles que quieran recibir a los turistas en el 2014 deben registrarse y unirse a la campaña, que comienza este año y debe ser permanente. "Los hoteles pueden colaborar con la difusión de carteles, pancartas, mostrando el número de denuncias y concienciando a los empleados a denunciar cada vez que detectar un posible caso de explotación sexual contra niños y adolescentes", dice Elizabeth.

El hecho de que Salvador sea la capital con el mayor número de denuncias no significa necesariamente que ésta sea la ciudad donde más se produce la delincuencia: "Los números pueden mostrar que la población de Salvador es más consciente y agradecida. Pero esto es relativo. "

La idea es que la campaña continúa contrariamente a lo que sucede actualmente que las campañas solo se realizan en tiempo de Carnaval y en las fiestas.

O director adjunto del Centro de Excelencia en Turismo de la Universidad de Brasilia (UNB), Domingo de La Spezia, espera que la campaña aumente el número de denuncias, no por el impacto, sino por la conciencia. "El turismo no es la causa de la explotación, sino más bien el resultado".

Los camareros, taxistas, maleteros, recepcionistas de hotel, casas de apuestas, guías de viajes y toda la sociedad civil también deben convertirse en multiplicadores.

Muchos de ellos omiten los casos de explotación sexual, llegando a indicar a los turistas -en un intento de hacer un favor- dónde encontrar a las víctimas. "Tenemos que sensibilizar y capacitar a los empleados para que ellos observen, se den cuenta de esto como un crimen y denuncien".

Para la directora del servicio Vivir,que atiende a las personas en situaciones de violencia sexual vinculada a la Secretaría de Seguridad Pública, Deborah Cohim, el turismo sexual se produce por la imagen que se tiene de Brasil como un país de libertades.

"Una recepcionista puede impedir la llegada de un extraño con un adolescente, exigiendo el documento para probar la responsabilidad en la víctima", explica.

"Un taxista puede negarse a hacer um servicio cuando tiene sospechas, y todavía puede denunciar", añade.

"Los extranjeros suelen preguntar a los empleados del comercio. Por eso es importante esta campaña ", dijo Deborah.

La falta de investigación y la pobreza favorecen los casos de explotación sexual, como es el caso de esas 1.150 denuncias de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes en Bahía, registrados en línea directa (número 100, llamada gratuita) en lo que va de año.

La violencia sexual se divide en dos categorías: el abuso sexual y la explotación, esta última conlleva el pago acordado con las víctimas a cambio de sexo. El abuso se produce por inducción, amenaza, intimidación o violencia. "Las investigaciones por denuncias se están amontonando porque la policía no tiene las condiciones necesarias para atender todos estos casos", dice Marcia.


Según el director del Servicio Vivir, de atención a personas en situación de violencia sexual, Deborah Cohim, cerca de 90 casos de explotación sexual llegan todos los meses a esa institución.

"En el contexto de abuso sexual, niños y adolescentes de todas las clases sociales son las principales víctimas, pero mayor es la vulnerabilidad de los niños de la clase pobre", dice Deborah. La justificación de las víctimas a aceptar esta explotación sexual responde a varios factores, que pueden ser problemas de supervivencia o simplemente el formar parte de una sociedad cada vez más consumista.

"A veces estos niños aceptan la explotación por una cuestión de supervivencia, a cambio de comida y dinero para los padres. En otros casos, son impulsados por la sociedad de consumo cada vez más fuerte. Se ofrecen a cambio de ropa de marca, zapatos caros, electrónica de consumo ", explica.

Para Cohim Deborah la intervención del gobierno y de las instituciones benéficas es de enorme necesidad, esto sin detrimento de lo que el gobierno debe invertir en la formación de las víctimas, incluyendo el mercado de trabajo digno.

"Necesitamos la participación social y la capacitación de los grupos vulnerables, incluyéndoles en el mercado de trabajo. La intervención actual se centra en una visión moralista. No basta con dar apenas atención psicológica y talleres, como corte y confección. También es una cuestión de supervivencia, cree Deborah. La explotación se caracteriza por existir un pago o negociación a cambio de sexo.

Los períodos de alta temporada tienen más casos registrados. Según Elisabeth Bahía, coordinadora del Turismo Sostenible e Infancia del Ministerio de Turismo, responsable del Proyecto para la Prevención de la Explotación Sexual de niños en el turismo, el aumento de los casos se produce durante los períodos de temporada alta, cuando el flujo de turistas es mayor. Por lo tanto el Ministerio de Turismo ya está pensando en iniciativas de cara a la Copa del Mundo de 2014. Cerca del 80% de las víctimas de explotación sexual son mujeres, negras y pobres, aunque hay poca investigación en esta área.

Los expertos han observado que mucha gente deja de denunciar porque no confia en la acción de la policía. "Cuando denuncian, esperan que el denunciado sea arrestado o llevado a declarar. Cuando esto ocurre, la población se muestra escéptica y transmite su incredulidad", dice el coordenador del Centro de Defensa del Niño y del Adolescente, Yves de Roussan (CedecaBA), Waldemar Oliveira.

Para él "existe una deuda en el número de equipos especiales de policía para investigar las acusaciones."


Oliveira cree que se debe capacitar a la policía para que sea más sensible a la cuestión: "No tenemos preparado a la policia para enfrentar el desafío de la explotación. " El hecho es confirmado por el delegado adjunto de Policía de Represión de los Crímenes contra los Niños, Niñas y Adolescentes (Dercca), Diana Marise. Ella avanza, sin embargo, que la explotación sexual de niños y adolescentes no es el delito de mayor impacto: "Este tipo de investigación requiere mucho tiempo. Estamos con problemas de personal. Este tipo de delitos son un desafío.

No hay comentarios: