jueves, 8 de junio de 2017

MANOLO Y ROSI: DOS VOLUNTARIOS EN FORTALEZA – y 8

Martes 30 de mayo
San Fernando. Amanece un día soleado y sin indicios de que vaya a llover como ayer lunes, por lo que André y yo nos decidimos a acometer la reparación del tejado trasparente de la capilla de la casa santa Mónica, y a colocar el canalón para evitar que el agua caiga sobre la fachada del baño social de esa casa. La casa santa Mónica, es la más antigua de las que se han construido en el Lar, se termino en 2009.
Preparamos los materiales, escalera y herramientas, y manos a la obra. La retirada de la plancha trasparente que estaba agujereada por el paso del tiempo, fue relativamente sencilla, lo que fue complicado fue colocar la nueva plancha, porque no se podía pisar en esas planchas tan frágiles, pero al final con paciencia y habilidad cirquense, la plancha quedo colocada y fijada.
El canalón fue bastante mas fácil de colocar, porque el acceso era más sencillo, y se podía llegar desde la terraza del baño social, así que a la hora del almuerzo todo terminado.
Para mí la tarde fue para acompañar a los electricistas que siguen realizando los trabajos de mejora de las instalaciones de las bombas, y André partió con la "combi" a buscar la donación de frutas que cada 15 días dona un almacén de la zona, y que sirve para reponer la despensa de la cocina, que ya estaba en las ultimas.
Como siempre, la "combi" vuelve hasta los topes, y la despensa y la cámara frigorífica saltan de contentas, bueno los que se dedican a rellenarlas.
No sé si os he dicho anteriormente que prácticamente todos los alimentos y materiales de limpieza que se necesitan en el Lar provienen de donaciones, unas fijas y periódicas, y otras espontaneas. Mi curiosidad hizo que preguntara para cuanto tiempo hay comida en la despensa de la cocina, y me dijeron que con lo que hay actualmente es suficiente para tres meses, lo que hace que tengan un control muy riguroso de la rotación de los alimentos y materiales perecederos para que nada pueda caducar.
Al día siguiente se recibió un gran lote de botes de leche para niños y bebes, que pasaran en su mayoría al seminario para ser repartido entre las gentes de la parroquia del seminario, y en alguna de las entidades del CEU que se ocupan de niños pequeños, porque en el Lar no es tan necesario.
Hoy Rosi ya está otra vez supliendo a Eudes, la madre social de nuestra casa, y se ocupa de la comida, las meriendas, la cena y de llevar a las niñas al cole. Por la tarde también prepara a las jóvenes de nuestra casa que van a las clases nocturnas, que regresan sobre las diez de la noche.
Por la tarde frei Alberto recibe la visita de Manolo y Cristina, unos amigos cántabros que viven en Fortaleza desde hace unos años, aunque pasan muchas temporadas también en Santander.
Manolo y Cristina que conocen perfectamente el Lar ya que colaboran activamente en los eventos que se realizan en el "recanto", están muy interesados en conocer como trabajamos en España para ayudar al Lar y a frei Alberto, y en una conversación muy amena, degustando una tortilla de chorizo y otra de patata que ha preparado Manolo y unas crocretas de las que había preparado Rosi y que tenia congeladas, le contamos lo que hacemos en España y porque estamos ahora en Fortaleza. Manolo y Cristina, nos prometen que cuando vuelvan a España harán gestiones para ayudarnos, así como para hacerse socios y animar a sus amigos a que se hagan también socios.
Miércoles 31 de mayo
Otro nuevo día y se va acercando la partida para España, casi ha pasado un mes y parece que fue ayer cuando llegamos al Lar, bueno no, porque ya conocemos y queremos a todas las niñas.
Como cualquier día de diario a las cinco hay que levantarse y empezar a preparar el desayuno para los once que estamos en la casa, por lo que hay que echar una mano, bueno las dos. Las niñas que tiene tareas, se ponen también en marcha, y las demás remolonean un poco en la cama. Para que se vayan espabilando les ponemos con el teléfono móvil todos los días que estamos de suplencia un poco de música española, hoy tocan canciones de García Lorca cantadas por Ana Belén.
Mañana tranquila para los dos, a las once y cuarto hay que ir a la cocina a recoger la comida y cena del día, así como si en la lista de la mañana se ha pedido algún alimento o material para la casa.
Por la tarde después de llevar a las niñas al cole, Luiza y Lucelio nos proponen que les acompañemos con una de las niñas a visitar a su abuela, porque la niña cada cierto tiempo necesita ver a su abuela y la abuela a ella.
Esta visita fue para nosotros dos una de las experiencias más duras de toda nuestra estancia en el Lar, porque la familia de la niña vive en uno de los barrios las humildes y pobres de Fortaleza, que cuando llegamos nos dejo muy impresionados por la miseria en la que viven estas pobres gentes. La abuela es el pilar y el sostén de la familia de la niña, con ella viven la madre de la niña, el actual compañero, dos hermanos de la niña y un tío. Ni que decir que ninguno tiene trabajo, y malviven con lo que consigue la abuela. La madre de la niña estaba en el hospital, pues entre otras muchas cosas, es asmática y había tenido una crisis.
Nos emociono el cariñoso abrazo que se dieron la abuela y la niña, así como que a pesar de su gran pobreza, la abuela nos invitara a conocer su casa. La visita nos encogió el corazón, nos dio dolor de estomago y solo pudimos apretar los dientes.
Muy a escondidas le dimos un pequeño donativo a la abuela, que le dijo a Luiza que lo emplearía en comprar comida, pues no tenían NADA para comer desde el día anterior.
Volvimos al Lar con fuertes sentimientos de desconsuelo, amargura, de horror por la experiencia que habíamos vivido, aunque también nos confortaba el haber disfrutado de la alegría y amor que se trasmitieron la abuela y la niña en los pocos minutos que estuvieron juntas.
Luiza y Lucelio nos explicaron que estas condiciones de vida son bastante corrientes, sobre todo en la favelas y estos barrios, que contrastan con los grandes y modernos edificios donde habitan las gentes más acomodadas. Nos dijeron que esta es otra dimensión.
La noche fue un tanto particular, pues la tranquilidad habitual del Lar se rompió cuando llegaron las niñas de las clases nocturnas, pues llegaron muy excitadas y alarmadas porque un hombre las había asustado por el camino de vuelta, lo que hizo que rápidamente se pusiera todo el mundo a ver si andaba por el Lar y a avisar a los servicios de vigilancia del condominio y a la policía. Finalmente no se encontró a nadie, pero las niñas y nosotros dormimos muy preocupados.
Jueves 1 de Junio
A las siete de la mañana llego la hermana Eudes, la madre social de la casa, y con la entrega de las llaves, medicinas y agendas de la casa, termino el último periodo de suplencia que teníamos comprometido con frei Alberto.
Día tranquilo, que Rosi empleo ayudada por Eudes y alguna niña, para preparar un nuevo lote de crocretas, en esta ocasión salieron más de 400. Una vez terminadas se repartieron para todas las casas, con la recomendación de que las congelaran para utilizarlas en alguna comida o cena de sábado o domingo.
Para André y para mí en la mañana no faltaron problemillas que arreglar, nos ocupamos de fijar algunos paneles de las duchas de la ultima casa, que se habían quedado un poco sueltos, y de sustituir un ventilador que se había quemado.
Por las tarde André se ocupo de llevar a Luiza, una madre social y a un grupo de niñas al dentista. Salieron a las dos de la tarde, y no regresaron hasta las ocho de la noche.
Periódicamente las niñas son atediadas en una clínica dentista que colabora con el Lar, frei Alberto busca y encuentra por todas partes, y estos dentistas, de vez en cuando cierran su clínica al público para dedicarse a la atención de las niñas.
La noche llega pronto, y las niñas de las clases nocturnas, después del susto de ayer, llegan rápidamente y todas juntas, la experiencia les hace ser mucho más responsables. En cuanto a la persona que la noche anterior merodeaba por las cercanías del Lar, está siendo buscada por la policía y la vigilancia del CEU, pero la gran extensión del condominio y la cantidad de zonas boscosas y de matorrales hacen difícil su localización. Estas situaciones no son frecuentes, pero alguna vez se han producido, aunque nunca ha habido ningún problema serio.
Viernes 2 de junio

Hoy al ir a las oficinas para tener conexión de internet a través de la wifi, encuentro a los monitos muy revolucionados, correteando por el aparcamiento, y subiendo se a los arboles próximos, la razón es que como este es nuestro ultimo día completo en el Lar, y como no podía ser menos, a las nueve en el descanso de las clases en el centro cultural, han preparado una mesa con merienda y bebidas para todos, presidida por una gran foto de las que nos hicieron el día de nuestro aniversario con todas las niñas.
Nos han preparado una despedida en la que participan todos los miembros de la comunidad del Lar, las niñas, sus educadoras, las madres sociales, los empleados, y algún voluntario que ha venido esta mañana, como Mónica que es la animadora de danza de las niñas. Otro atracón de emociones, alguna niña nos entrego un regalo personal. Vanesa nos hizo un bonito cuaderno de dibujos, y Renara nos escribió una bonita carta que nos leyó después de que todas las niñas nos cantaran una canción, "Aos olhos do Pai" (A los ojos del Padre), que habían estado ensayando días anteriores. Además no faltaron los regalos de despedida, a Rosi le regalaron una muñeca de trapo para guardar las bolsas de plástico en la cocina, y a mí la fotografía enmarcada del grupo que nos hicieron el día de nuestro aniversario. Los dos nos emocionamos por estas muestras de cariño y amor que estamos seguros que no merecemos. Al final como Rosi tenía preparados unos chupa-chup que compro ayer cuando vino a buscarla Vania, los fue entregando a todas las niñas y a los asistentes, que como no lo agradecieron con abrazos y besos.
El resto del día fue para preparar las maletas y por la tarde dar una vuelta por el condominio para conocer el resto de los proyectos allí instalados. En total hay 21 entidades trabajando con drogodependientes, alcohólicos, ex presidiarios, con huérfanos, menores, y varias comunidades cristianas, hay hasta una asociación que trabaja con jóvenes que tiene un museo de maquetas en el que se pueden ver los edificios mas históricos y representativos de Fortaleza. También tuvimos ocasión de ver el lago y la foresta que rodea al Lar. Recorrimos la parte baja del terreno del Lar, donde estaba la piscifactoría, que como creemos que sabéis se dejo de explotar porque los peces se "marchaban" del estanque sin que se "supiera cómo", bueno se sospecha que servían para alimentar a alguna otra familia. Los dos estanques están reconvertidos en cisternas para almacenar agua del lago que previamente se ha filtrado y depurado, aunque este agua solo se emplea para el riego de los árboles y los setos de flores que hay en el Lar.
Hablando de los árboles y flores del Lar, no podemos terminar nuestro relato del Lar sin contaros que hay bastantes árboles frutales, limoneros, granados, mangos, acerolos, y otros que son autóctonos de Brasil, y los caminos están bordeados por setos de bonitas flores. Pero también hay fauna que a veces aprovecha la acción del hombre, como los pájaros que en cuanto se descuidan se dan un buen banquete de mangos. También hay un residente al que me costó bastante poder hacer un video, un pequeño colibrí o "bella flor" como aquí se llama. Muchos días lo veía, pero es tan esquivo y rápido que no había forma de poder hacerle una foto, al final casi el día de partir conseguí algunas tomas en video, que os adjunto con este ultimo relato. Bueno pues no todo son habitantes salvajes pacíficos, el miércoles pasado, matamos una pequeña tarántula que andaba por la acera de la casa santa Mónica, y que si no se las molesta no son peligrosas, pero como se dice por España, "mejor prevenir que curar".
De toda la flora que hay en el Lar la que más le gusta a frei Alberto es la moringa, que es un árbol del que se aprovecha casi todo, él y también nosotros, en la comida echábamos un buen puñado de hojas como si fuera perejil o acederas. Por cierto a las que también les debe de gustar mucho es a las hormigas, porque se llevaban las hojas en larga procesión a su gran hormiguero. Si tenéis curiosidad consultar las propiedades de este árbol en internet
Sábado 3 de junio.
Llego el día de partir. Como todos los sábados la hora de despertarse fue un poco más tarde, a las seis, y disfrutamos del desayuno con todas "nuestras" niñas y con Eudes que otra vez nos emociono con las palabras de gratitud que nos dijo, y que hizo que a Rosi se le saltaran las lagrimas, y a mí me hizo sentirme desconsolado, porque nos llevamos de aquí mucho más que lo que hemos podido aportar, como dice el evangelio, nos llevamos el ciento por uno. Eudes en nombre de las niñas nos dio otro regalo para que les recordáramos en nuestra casa, un juego de mesa para que lo utilicemos con nuestra familia y amigos.
Después empezaron las despedidas casa por casa, la casa de Nuestra Señora de la Consolación donde están las pequeñitas, que se abrazaban a Rosi y no querían que se fuera, la casa Hermana Cleusa de las preadolescentes, que igualmente nos abrazaron cariñosamente. También las hermanas Agustinas Recoletas, Lane, Magdalena y Sildete nos dieron una bonita imagen con una carta de despedida. Luiza y las dos jóvenes de la "republica", no se quedaron atrás en sus muestras de cariño.
Y por fin llegan las nueve de la mañana, hora en la que tenemos que partir para el aeropuerto, recogida de maletas y última sorpresa, Lucia y Bianca, niñas de nuestra casa nos entregan un sobre realizado por cada una de ellas con una carta para que la abramos cuando ya estemos en el avión. Solo pudimos resistirnos hasta llegar al aeropuerto, donde pedimos a frei Alberto que nos leyera sus cartas, en las que nos expresaban su cariño y nos daban las gracias por haber estado con ellas.
Frei Alberto nos lleva hasta el aeropuerto y embarcamos sin problemas rumbo a Salvador de Bahía donde teníamos que hacer una escala de 8 horas.
Al llegar a Salvador de Bahía nos estaban esperando Antonio y Heloisien, una pareja de Encuentro Matrimonial amigos de Vania y Luciano, que habían quedado con ellos en que nos recibirían. En principio pensábamos que nos iban a compaña a visitar la ciudad vieja de Salvador de Bahía, que está declarada patrimonio de la humanidad, pero cuando hablaron con sus amigos de Fortaleza, ellos entendieron que lo que queríamos era descansar, así que nos llevaron a su casa para que comiéramos y descansáramos. Pasamos unas horas muy agradables 
 con ellos y su familia y amigos que habían quedado también para comer churrasco y ver la final de la copa de futbol entre el Madrid y la Juventus, así que la visita a Salvador de Bahía se quedo pendiente.

A última hora de la tarde nos llevaron al aeropuerto, pues a las 21:45 hora local partíamos para España.
Embarcamos sin problemas y por la fila prioritaria, ya que muy amablemente nos preguntaron nuestra edad, y al estar entre los mayores de 65 años, pertenecemos al grupo de los "idosos" (ancianos en Brasil), y este grupo, como los niños y sus familiares, los que tienen dificultades de movilidad, embarazadas, etc., tiene la ventaja de no tener que guardar turno como los demás colectivos.
El viaje de vuelta fue muy cansado, sobre todo porque el avión iba completo, y nuestros asientos en la fila central y en el centro no nos permitieron prácticamente movernos en toda la noche.
Llegada a Barajas puntualmente, y recogida rápida y sin problemas de las maletas. Alegría de ver a nuestra hija Ana Rosa y a nuestros nietos Víctor y Leo esperándonos y también a Maribel, la hermana de Rosi.
Y bueno queremos escribir como final unos puntos suspensivos, porque como nos decía Carmen desde Arnedo, esto engancha y crea adicción ...

video
video video

No hay comentarios: